Ciencia y Vida

El reloj de Sony que nunca pasa de moda

logo
El reloj de Sony que nunca pasa de moda
El reloj de Sony que cambia de aspecto.

El Sony E Ink.

Resumen:

Un reloj que es mil relojes. Eso es lo que acaba de poner a la venta Sony en Japón. El gigante de la electrónica ya ha lanzado en su país de origen su nuevo reloj de pulsera, el E Ink Watch, que tiene una característica muy especial: su apariencia cambia al antojo del usuario al momento.

El E Ink Watch, que está dentro de la línea Fes U de Sony, es un reloj diseñado para que no nos cansemos de él. Conectado a una aplicación instalada en un smartphone o en cualquier dispositivo móvil, el E Ink Watch renueva su apariencia con muchos diseños diferentes en apenas unos instantes. Esa app recibe el nombre de FES Closet y está disponible, gratis, en los contenedores de aplicaciones de Japón.

Ha debutado con dos precios: el premium black vale 485 euros, mientras que la versión más básica se puede conseguir por 370 euros. De momento, no hay planes para su lanzamiento en España.

Un reloj que es mil relojes. Eso es lo que acaba de poner a la venta Sony en Japón. El gigante de la electrónica ha lanzado en su país de origen su nuevo reloj de pulsera, el E Ink Watch, que tiene una característica muy especial: su apariencia cambia al antojo del usuario al momento.

El E Ink Watch, que está dentro de la línea Fes U de Sony, es un reloj diseñado para que no nos cansemos de él. Conectado a una aplicación instalada en un smartphone o en cualquier dispositivo móvil, el E Ink Watch renueva su apariencia con muchos diseños diferentes en apenas unos instantes. Esa app recibe el nombre de FES Closet y está disponible, gratis, en los contenedores de aplicaciones de Japón.

La apuesta de la compañía por este dispositivo es firme, y  aseguran que tendrán diseños renovados, como mínimo, una vez al mes hasta el final de este año. Eso confirma que los planes para este reloj son a largo plazo.

El E Ink Watch no es realmente un smartwatch, como si lo es el resto de miembros que componen esta línea de dispositivos del gigante nipón. Las funcionalidades están por debajo de lo que se le podría exigir a un reloj inteligente, ya que su punto fuerte está en el diseño y en la variedad de estilos que puede adoptar.

Este complemento tiene una batería de hasta tres semanas (¡tres semanas!) que, naturalmente, es recargable. Ya están a la venta dos modelos diferentes en Japón: el modelo premium black, que cuesta 60.000 yenes, más de 485 euros, y el más básico, que está fabricado en acero y se puede conseguir por algo más de 370 euros.

Los smartwatch no acaban de despegar, por eso Sony ha decidido acudir, más que a las funcionalidades tecnológicas, al estilo. Eso nunca pasa de moda. Y si pasa de moda, pues se cambia el diseño.

logo
El nuevo problema de la OPEP